Ficha Técnica: “Informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos” (Art. 51 Convención Americana sobre Derechos Humanos)

Solicitante:

Estado de Chile

Palabras Claves: No se consigna
Ver ficha completa
  Ver jurisprudencia relacionada
  No se consigna
Otros
Convención Americana: No se consigna

Otro(s) tratado(s) interamericano(s) No se consigna

Otros Instrumentos: No se consigna
Preguntas formuladas

a) ¿Puede la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, una vez que respecto de un Estado ha adoptado los dos informes a que se refieren los artículos 50 y 51 de la Convención y que en relación al último de esos informes ha notificado al Estado de que se trata de un informe definitivo, modificar sustancialmente esos informes y emitir un tercer informe?, y

 

b) En el caso que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de acuerdo a la Convención, no esté facultada para cambiar su informe definitivo, ¿cuál de los informes deberá ser considerado como el válido para el Estado?

Amicus curiae presentados

- Estado de Guatemala

- Comisión Interamericana de Derechos Humanos

- Human Rights Watch/Américas

- Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)

Competencia y Admisibilidad

 II. Competencia de la  Corte

 

24.La comunicación del Estado sobre el retiro de su solicitud de opinión  consultiva planteó una cuestión sustantiva respecto del alcance y de la  naturaleza de la competencia consultiva de la Corte, la cual deriva del  artículo 64 de la Convención Americana y está regulada por el Reglamento.  Es una competencia que “no puede desvincularse de los propósitos de la Convención” y

  tiene por finalidad coadyuvar al cumplimiento de  las obligaciones internacionales de los Estados americanos en lo que concierne  a la protección de los derechos humanos, así como al cumplimiento de las  funciones que en este ámbito tienen atribuidas los distintos órganos de la OEA  (“Otros tratadosobjeto de la función consultiva de la Corte  (art. 64 Convención Americana sobre Derechos Humanos), Opinión Consultiva  OC-1/82 del 24 de setiembre de 1982.   Serie A No. 1, párr. 25).

 

25. La competencia consultiva de la Corte difiere de su competencia  contenciosa en que no existen “partes” involucradas en el procedimiento  consultivo, y no existe tampoco un litigio a resolver.  El único propósito de la función consultiva  es “la interpretación de esta Convención  o de otros tratados concernientes a la protección de los derechos humanos en  los Estados americanos”.  El hecho de  que la competencia consultiva de la Corte pueda ser promovida por todos los  Estados Miembros de la O.E.A. y órganos principales de ésta establece otra  distinción entre las competencias consultiva y contenciosa de la Corte.

 

26. Consecuentemente la Corte advierte que el ejercicio de la función  consultiva que le confiere la Convención Americana es de carácter multilateral  y no litigioso, lo cual está fielmente reflejado en el Reglamento de la Corte,  cuyo artículo 62.1 establece que una solicitud de opinión consultiva será  notificada a todos los “Estados Miembros”, los cuales pueden presentar sus  observaciones sobre la solicitud y participar en las audiencias públicas  respecto de la misma.  Además, aún cuando  la opinión consultiva de la Corte no tiene el carácter vinculante de una  sentencia en un caso contencioso, tiene, en cambio, efectos jurídicos  innegables.  De esta manera, es evidente  que el Estado u órgano que solicita a la Corte una opinión consultiva no es el  único titular de un interés legítimo en el resultado del procedimiento.

 

III. ADMISIBILIDAD

 

31. Al decidir si acepta o no una solicitud de opinión consultiva, la  Corte debe fundarse en consideraciones que trascienden los aspectos meramente  formales.  En particular, la Corte señaló  en su primera opinión consultiva que sería inadmisible

toda solicitud de consulta que conduzca a  desvirtuar la jurisdicción contenciosa de la Corte, o en general, a debilitar o  alterar el sistema previsto por la Convención, de manera que puedan verse  menoscabados los derechos de las víctimas de eventuales violaciones de los  derechos humanos (“Otros tratadosobjeto de la función consultiva de la Corte,  supra 24, párr. 31).

 

32. Al respecto, el hecho de que en la solicitud de opinión consultiva  se cite, como antecedente, un caso específico en que la Comisión ha hecho  aplicación concreta de los criterios sobre los que el Estado pide respuesta, es  un argumento a favor de que la Corte ejerza su competencia consultiva ya que no  se trata de

 especulaciones puramente académicas, sin una  previsible aplicación a situaciones concretas que justifiquen el interés de que  se emita una opinión consultiva (Garantías  judiciales en estados de emergencia (arts. 27.2, 25 y 8 Convención Americana  sobre Derechos Humanos), Opinión Consultiva OC-9/87 del 6 de octubre de  1987.  Serie A No. 9, párr. 16).

 

38. La Corte hace notar que, como el caso que pudiera haber originado  esta solicitud de opinión consultiva ha quedado resuelto (supra 33), cualquier determinación que ésta haga respecto del fondo de las preguntas que le fueron formuladas no afectará los derechos de las  partes involucradas.

 

41. En concordancia con estos criterios, la Corte no encuentra razón  alguna para rechazar esta solicitud de opinión consultiva, pues tiene la  convicción de que su pronunciamiento en este asunto proporcionará orientación,  tanto a la Comisión como a las partes que comparezcan ante ella, respecto de  importantes aspectos procedimentales de la Convención, sin que se afecte el  equilibrio que debe existir entre la seguridad jurídica y la protección de los  derechos humanos.

 

Análisis de fondo

 IV. FONDO

 

44. La Corte debe, en primer lugar, analizar las expresiones utilizadas por  el Estado en su solicitud de opinión consultiva.  En efecto, el Estado, al referirse a los dos  informes mencionados en los artículos 50 y 51, ha utilizado el término “definitivo” para calificar al segundo  informe, al que se refiere el artículo 51.   Este término fue utilizado también por este Tribunal en el texto de su  opinión consultiva OC-13/93 (Ciertas  atribuciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, supra 43, párr.  53).  En éste, la Corte sostuvo, en  relación con los informes mencionados en los artículos 50 y 51, que

 

[s]e trata, entonces, de dos documentos que, de  acuerdo con la conducta asumida en el ínterin por el Estado al cual se dirigen,  pueden o no coincidir en sus conclusiones y recomendaciones y a los cuales la  Convención ha dado el nombre de “informes” y que tienen carácter, uno  preliminar y el otro definitivo.

 

45. Como se desprende de una lectura integral del contexto de la opinión  antes mencionada, las expresiones “preliminar”  y “definitivo” son términos puramente  descriptivos que no establecen categorías jurídicas de informes, las cuales no  están previstas en la Convención.

 

48. En  consecuencia, la Corte debe referirse a la cuestión de si la Convención prevé o  permite, ya sea en forma explícita o implícita, o si, por el contrario, prohíbe  categóricamente cambios a este informe.   Al realizar esta tarea, la Corte debe examinar el propósito y alcance de  este informe, y los efectos de las modificaciones que la Comisión pueda  realizar en él, en términos de certeza jurídica, equidad procesal y congruencia  con los propósitos y fines de la Convención.

 

51. Aún  cuando la Convención no prevé la posibilidad de que la Comisión modifique el  segundo informe al que hace referencia el artículo 51, tampoco lo prohíbe.  Más aún, la Corte ya se ha referido a la  naturaleza y límites de la inherente discrecionalidad de la cual goza la  Comisión en el período de tres meses que sigue a la transmisión del informe al  cual se refiere el artículo 51.1 de la Convención, al establecer que

 

[e]l artículo 51.1 estipula que la Comisión, dentro de los tres meses  siguientes a la remisión del informe, debe optar por enviar el caso a la Corte  o por emitir posteriormente su opinión o conclusiones, en ambas hipótesis si el  asunto no ha sido solucionado. En el curso del plazo, sin embargo, pueden  presentarse diversas circunstancias que lo interrumpan o, incluso, que hagan  necesaria la elaboración de un nuevo informe... (Caso Cayara. Excepciones Preliminares. supra 39, párr. 39).  (Enfásis agregado).

 

52. Como  argumento adicional que justifica su solicitud de opinión consultiva, el Estado  aduce la necesidad de certeza jurídica para quienes participan en los  procedimientos ante la Comisión.

 

53. Esta  Corte considera que una interpretación que otorgue a la Comisión el derecho de  modificar su informe por cualquier causa y en cualquier momento dejaría al  Estado interesado en una situación de inseguridad respecto a las recomendaciones  y conclusiones contenidas en el informe emitido por la Comisión en cumplimiento  del artículo 51 de la Convención.

 

54. Por  otra parte, la Corte no puede desconocer que hay supuestos excepcionales que  harían admisible que la Comisión procediera a hacer una modificación del citado  informe.  Uno de ellos sería el  cumplimiento parcial o total de las recomendaciones y conclusiones contenidas  en ese informe.  Otro sería la existencia  en el informe de errores materiales sobre los hechos del caso. Finalmente, otra  hipótesis sería el descubrimiento de hechos que no fueron conocidos en el momento  de emitirse el informe y que tuvieran una influencia decisiva en el contenido  del mismo.  Eso implica que no se puede  reabrir el debate sobre los mismos hechos anteriores ni sobre las  consideraciones de derecho.

 

56. En materia contenciosa,  esta Corte ha admitido, en casos excepcionales, el recurso de revisión contra  sentencias firmes que ponen fin al proceso, con el propósito de

evitar que la cosa juzgada mantenga una situación de evidente injusticia  debido al descubrimiento de un hecho que, de haberse conocido al momento de  dictarse la sentencia, hubiese modificado su resultado, o que demostraría la  existencia de un vicio sustancial en la sentencia (Caso Genie Lacayo, Solicitud de Revisión de la Sentencia de 29 de  enero de 1997, Resolución de 13 de septiembre de 1997, párr. 10).

 

57. Dicho recurso únicamente  procede contra sentencias emanadas de tribunales.  Con mayor razón, se puede plantear la  modificación de resoluciones de órganos como la Comisión Interamericana, en el  entendido de que sólo procede con carácter restrictivo a partir de causales  excepcionales,

tales como las que se refieren a documentos ignorados al momento de  dictarse el fallo, a la prueba documental, testimonial o confesional declarada  falsa posteriormente en una sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada; a la  existencia de prevaricación, cohecho, violencia o fraude y a los hechos cuya  falsedad se demuestra posteriormente, como sería estar viva la persona que fue declarada desaparecida (Caso Genie Lacayo, supra 56, párr. 12).

 

58. Ninguna de las hipótesis  antes señaladas en que excepcionalmente se podría modificar el segundo informe  implica que la Comisión esté facultada para emitir un tercer informe, lo cual  no está contemplado en la Convención.

 

59. Habiendo dado respuesta a  la primera pregunta de la presente solicitud de opinión consultiva, la Corte  considera innecesario responder la segunda pregunta.

 

Opinión

LA CORTE,


por unanimidad

DECIDE

Que tiene competencia para emitir la presente opinión consultiva, y que la solicitud del Estado de Chile es admisible.

Y ES DE OPINIÓN

por seis votos contra uno

1. Que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el ejercicio de las atribuciones conferidas por el artículo 51 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, no está facultada para modificar las opiniones, conclusiones y recomendaciones transmitidas a un Estado Miembro, salvo en las circunstancias excepcionales señaladas en los párrafos 54 a 59.  La solicitud de modificación sólo podrá promoverse por las partes interesadas, es decir, los peticionarios y el Estado, antes de la publicación del propio informe, dentro de un plazo razonable contado a partir de su notificación.  En tal hipótesis se les otorgará a las partes interesadas la oportunidad de debatir sobre los hechos o errores materiales que motivaron su petición, de acuerdo con el principio de equidad procesal.  Bajo ninguna circunstancia la Comisión está facultada por la Convención para emitir un tercer informe.

2. Que habiendo respondido a la primera pregunta en la forma señalada en el párrafo anterior, es innecesario responder a la segunda.

Ideas principales

- En las solicitudes de opinión consultiva existe un interés que trasciende el del solicitante (un interés “multilateral”) por lo que el retiro de la solicitud no impide que la Corte pueda manifestarse y responder las preguntas que se le formulan.

 

- En aras de mantener la igualdad de las partes, la Comisión no puede emitir un tercer informe. 

 

- Sí son posibles lo cambios al informe pero solamente si se cumplen los supuestos establecidos en la propia Convención Americana.